Follow us on Social Media
Image Alt

Esta es la casa Obeso Mejía en Cali

Esta es la casa Obeso Mejía en Cali

Por: Julieth Torres y Laura Arbeláez.

Estudiantes de Sala de Periodismo

La casa Obeso Mejía que en 2015 se convirtió en una extensión del Museo La Tertulia guarda en su pasado una historia de filantropía y amor. De la época del Cali Viejo a la Cali actual, esta casa se ha conservado en perfecto estado para contarnos más historia desde exposiciones de arte contemporáneo.

El espacio que consta de 5000 m², fue entregado al municipio por la Alcaldía como una prolongación del Museo La Tertulia. Éste como último deseo del Señor Antonio Obeso y su esposa Luz Mejía, de origen costarricense y paisa respectivamente, en honor al agradecimiento y amor que tenían por la ciudad. La historia de ambos, reconocida en un artículo del periódico El País de Cali como “un ejemplar matrimonio de 73 años. No tuvieron hijos; fueron el uno para el otro”. El amor entre ambos nació desde la juventud, cuando que se conocieron y floreció gracias a las llamadas telefónicas y a las cartas. Dicho matrimonio ejemplar perduró hasta el fin de sus días.

La Casa, ubicada en la Avenida 4 Oeste No. 4-59, junto al Río Cali y justo frente al Museo La Tertulia se ha convertido según Ana Lucia Llano, directora de la entidad, “en un espacio que combina historia, tradición y arte a través de seminarios, talleres y exhibiciones de arte contemporáneo’’. Así esta propiedad de imponente arquitectura de estilo español californiano, construida en 1947, que cuenta con amplios espacios se ha convertido en plataforma para artistas y en deleite para sus visitantes.

A modo de análisis este nuevo espacio ha convidado una gran variedad de posibilidades para el público en general, desde los consagrados en el mundo de las artes plásticas, las instituciones, los nuevos artistas y los espectadores ansiosos de mayor oferta cultural, y  se mantiene firme en la función de La Fundación Obeso Mejía , que también opera en un espacio aledaño a la casa a cargo del señor Jesús Cuéllar quien también tuvo cierta cercanía a la familia al igual que los colaboradores..

A través de exposiciones como ‘’Noche es día’’ de los artistas brasileños Katia Maciel y André Parente, Artist talking back to the media, eventos varios como Aguae’lulo rememorando las verbenas populares, El Festival de Cine de Cali, los domingos de mercado veredal donde se realizan brunchs, parrilladas y se incentiva el mercado consciente con productos locales, artesanales, orgánicos, ecológicos y la presentación de obras como ICEBERG; se da cuenta de la versatilidad con la que el Museo La Tertulia está manejando la administración de la casa con propuestas atrayentes para toda la ciudadanía.

Así se materializa el deseo de la pareja Obeso Mejía, contribuyendo a nivel cultural , pero no solo lo hicieron de esta manera, si no que cuentan con diversos proyectos que facilitaron la vida a muchas personas de la ciudad, como la Casita de Belén una institución de protección infantil a nivel sanitario, educativo y orientativo familiar. ‘’Los señores Obeso Mejía no tuvieron hijos pero el amor que sentían por los niños de su casita de Belén era tan incondicional que parte de sus recursos se quedaron aquí’’, asegura Emperatriz Ramos , trabajadora social del centro desde hace más de 20 años .

“Los señores Antonio y Luz, ellos fallecieron hace dos años siempre estuvieron muy atentos de su casita de Belén como ellos lo decían con mucho cariño apoyando todos los procesos de los niños… siempre se pensaron que los niños son el futuro” recuerda Emperatriz Ramos.

Según un documento de la Cámara de Comercio de Cali,  Luz Mejía de Obeso tenía como vocación, desde temprana edad el ayudar a los niños, es por eso que comenzó como voluntaria en la congregación de las Hermanas Asuncionistas donde sintió en primera persona la necesidad asistencial que sufrían muchos niños en la capital Vallecaucana por lo que desde ese entonces nació la idea de conformar una institución con estos fines.

A través de su accionar con el ICBF, Instituto Colombiano de Bienestar Familiar y las demás instituciones municipales consiguió un lote ubicado en el barrio las Delicias donde se garantizaba el cariño y los cuidados a numerosos niños. Algunos con suerte fueron adoptados por familias europeas y en agradecimiento crearon la fundación Alcan, ubicada en Francia con el fin de seguir contribuyendo con la institución.

Además los Obeso-Mejía hicieron grandes aportes a la sección de la Unidad de Cáncer de la Fundación Valle del Lili, allí se les conmemora con el nombre de Doña Luz Mejía, mientras que la Sala de Urgencias lleva el nombre de Antonio Obeso. Después de su fallecimiento La Casa Obeso ha sido declarada patrimonio cultural de la ciudad, con el propósito de preservar su espacio intacto.

En palabras de la docente de Arte y Ciudad de la Universidad Autónoma de Occidente, Lucía Villamizal, “en todas esas nuevas posibilidades lo que se trata es que el espectador visualice y pueda aflorar muchos sentimientos frente a esa obra, de eso es lo que se está tratando el arte contemporáneo” Es así como la casa y sus espacios interiores se transforman para dar cabida a nuevas propuestas culturales y que ofrece formas distintas de desarrollar y exponer el arte contemporáneo, siendo Cali una ciudad que lo acoge abiertamente.

Uno de los proyectos por venir es el puente peatonal para conectar directamente el museo La Tertulia con La Casa Obeso Mejía, cuya construcción beneficiaría a transeúntes y visitantes que se interesen por ambos espacios.

A futuro se espera continuar con la divulgación al público del inmueble, se llevarán a cabo cuatro exposiciones y se ampliará la oferta de seminarios y diplomados todo esto enlazándose a las propuestas gastronómicas que se han venido ya realizando.

Post a Comment

3 × 2 =