Follow us on Social Media
Image Alt

Excavando en la minería ilegal de los Farallones de Cali    

Excavando en la minería ilegal de los Farallones de Cali    

Por Lina Fiquitiva Ruíz Y Stephany Victoria

Estudiantes Sala de periodismo

El Parque Natural Nacional Los Farallones de Cali se distingue por ser el área más grande del Sistema Nacional de Áreas Protegidas en el Valle del Cauca. Según el Director de Parques Nacionales Naturales (Territorial Pacífi co), Juan Iván Sánchez, hay tres elementos a tener en consideración para resaltar la importancia de esta reserva natural. Primero, la diversidad ecológica de aves, mamíferos y especies forestales. Segundo, los servicios ambientales, pues de ahí nacen las fuentes hídricas de Cali, Jamundí, Buenaventura y Dagua; es decir, desde aquí se provee el agua que se utiliza para el consumo humano, el consumo recreativo, el uso agrícola, la generación de energía eléctrica, así como de vía de transporte. El tercer elemento es el cultural, en estas zonas todavía hay vestigios de comunidades negras e indígenas vivientes.

nota3Sin embargo, estos puntos no son su único diferenciador, también lo son sus problemas de carácter medioambiental, económico y social. Muestra de ello son las explotaciones de oro en la parte alta de los farallones de la ciudad de Cali, conocida como alto del Buey, y el inconveniente con los asentamientos de comunidades con invasiones y predios legalmente constituidos que no deberían encontrarse allí.

“La minería ilegal en los farallones de Cali pasó de ser artesanal a una minería mucho más tecnifi cada, por ejemplo, ya hay presencia de motobombas, retroexcavadoras y plantas. Eso implica, obviamente, que se están haciendo grandes inversiones de dinero porque no es sólo el hecho de comprar estas maquinarias, sino también el de transportar estos insumos en un terreno que es de difícil acceso”, indicó Diego Rodríguez, encargado de temas ambientales de la Personería de Cali.

Este es un problema de tal magnitud que diferentes voces expertas han formulado sus opiniones alrededor del porqué de esta situación. Manuel Rodríguez Becerra, exministro colombiano de Ambiente y Desarrollo Sostenible, dice que este caso puntual tiene tres puntos para analizarse como problemática:

Primero, este un problema de orden público. “El gobierno no ha hecho lo sufi ciente para tratar el tema como debe hacerse, porque la erradicación de la minería ilegal requiere grandes inversiones de armamento”. Segundo, otro factor por considerar, son las guerras que se están presentando por los territorios mineros entre los grupos ilegales y bandas delincuenciales. Respecto a esta situación, el exministro dice “que se llegue a la paz no va a signifi car que se termine la guerra que ya hay entre algunos grupos por el control de lugares donde hay potencial para explotar minería ilegal”.

Tercero, el gobierno está enfocado en tratar y combatir esta problemática desde la perspectiva económica, sin tocar mucho la parte medioambiental; en relación a esto, uno de los aspectos más relevantes que tiene en su lista de prioridades son los “recursos provenientes de la minería que no están entrando en las regalías públicas”. Por lo tanto, en palabras de Rodríguez Becerra, “estamos atrapados en una paradoja, pues no se da el presupuesto sufi ciente para erradicar esa minería ilegal y eso hace que cada vez se haga más lejana la posibilidad de hacerlo”.

Desastres, pérdidas y daños ambientales en los Farallones

 
La minera ilegal en la ciudad y en los Farallones de Cali ha afectado 622 hectáreas, es decir, esta pérdida representa unas 35 veces la parte renovada del aeropuerto El Dorado.

Una de las preocupaciones más grandes que tiene la Personería de Cali es el nivel en que la ciudad tiene comprometida la calidad y existencia del agua en el territorio, pues de acuerdo a su último informe, “el estado del recurso hídrico revela que Cali tiene una amenaza grave en cuanto a la preservación del agua, pues los cauces están contaminados”, resaltando a la cuenca del río Cali.

Por otra parte, los nacimientos fl uviales que se tienen en esta zona, se están viendo alterados, no sólo por los niveles de contaminación con drenajes ácidos, sino que también se presentan desvíos de sus trayectorias.

 ¿Cuáles son las entidades públicas responsables?

nota3-3Institucionalmente, las entidades públicas encargadas de velar, controlar y seguir el caso de los Farallones son aquellas instancias regionales ambientales, las cuales hacen uso de los recursos que gira el Estado a través del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible y otras dependencias de carácter nacional relacionadas con este ámbito.

En el caso puntual del municipio de Cali los encargados serían: CVC (Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca) DAGMA (Departamento Administrativo de Gestión del Medio Ambiente

La Unidad Administrativa Especial del Sistema de Parques Nacionales Naturales

Policía Ambiental Fiscalía (seccional de medio ambiente)

Defensoría del Pueblo Personería de Cali Agencia Nacional Minera (Seccional Cali)

Tribunal Administrativo del Valle

nota3-2El Giro en su proceso investigativo contactó a cada una de estas entidades para obtener información acerca de su rol y accionar frente a la problemática de la minera ilegal en el municipio; sin embargo, el medio sólo obtuvo respuesta de la Unidad Administrativa Especial del Sistema de Parques Nacionales Naturales y la Personería de Cali.

En cuanto a la CVC, la entidad declaró que la zona de los Farallones de Cali nunca había sido su jurisdicción, porque ese es un parque natural y por ende, los encargados directos son Parques Nacionales Naturales. Asimismo, la policía ambiental indicó que no era su labor, sino de la policía de Carabineros.

La Defensoría del Pueblo y la Agencia Nacional Minera respondieron a un primer contacto señalando las personas relacionadas directamente con el problema, pero posterior a ello no se obtuvo más respuestas ni del encargado, ni la institución. El Tribunal Administrativo del Valle no contestó en ninguna de las llamadas realizadas, pues su número se encontraba fuera de servicio. En el caso de la Fiscalía, ninguna de sus dependencias tenía conocimiento concreto de a quién o a qué instancia remitir a las periodistas.

¿Qué harán las entidades públicas ambientales para afrontar esta problemática?

nota3-1Los planes para contrarrestar los problemas mencionados estarán a cargo de Parques Nacionales Naturales Farallones de Cali, el Ministerio de Minas, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo y la Personería de Cali.

Parques Nacionales Naturales, por su parte, tiene planeado realizar jornadas de control con la fuerza pública, con el motivo de restringir la entrada y subida a la parte alta de la montaña. Por otro lado, la Personería Municipal de Cali seguirá con su veeduría, es decir, realizando sugerencias y recomendaciones a los directamente implicados.

El Ministerio de Minas, en compañía del Gobierno Nacional, presentará un proyecto de ley al Congreso de la República y expedirá un decreto donde se busca aumentar la efi cacia de los procesos de persecución al movimiento de la actividad minera ilegal. Igualmente, el ministerio desea fortalecer las medidas existentes para penalizar a quienes participan en esta actividad, sin importar en qué proceso labore, sea en la extracción, la distribución o la comercialización. Asimismo, plantean reforzar la Política de Formalización de los pequeños mineros al brindar el acompañamiento y las herramientas necesarias para tener mejoras en prácticas y técnicas medioambientales, legales, sociales y empresariales.

Una estrategia que ya comenzó fue la fi jación de dos puestos de control en cercanía a la parte alta de los Farallones, gracias a una alianza interinstitucional entre los carabineros, Parque Nacionales Naturales y el Ministerio de Ambiente.

¿La mejor salida?

nota3-5La formalización de mineros ilegales se ha considerado como una salida factible, pero ¿será la mejor? Para Manuel Rodríguez Becerra la propuesta de legalizar la minería ilegal es un tema complejo, pues “no se puede convertir una minería ilegal automáticamente en legal, porque pueden haber operaciones mineras que no sean factibles desde el punto de vista ambiental y eso sólo se puede determinar en un estudio de impacto ambiental”.

La preocupación continúa porque a pesar de los intentos que se hacen por visibilizar lo que signifi ca la explotación ilegal de una reserva natural para los ciudadanos del común, ellos no poseen conciencia e ignoran lo que acontece a unos pocos kilómetros de sus hogares.

Ante esto, el director de Parques Nacionales Naturales, Juan Iván Sánchez, entrega un mensaje contundente: “el tema ambiental en Cali, y en general en toda Colombia, no tiene dolientes fuertes, creen que el problema ambiental les corresponde a entidades únicamente ambientales, pero no es así, es algo que involucra a todos. Es necesario que la comunidad se mueva frente a esto que acontece, haga una refl exión acerca de lo que sucede, pues el impacto más importante está relacionado con el agua, su calidad y la pérdida de flujo”

Post a Comment

dieciseis − 16 =