Follow us on Social Media
Image Alt

Los jóvenes en la política, rasgos de una nueva generación

Los jóvenes en la política, rasgos de una nueva generación

Por: Camila Álvarez y Daniela Trejos

Estudiantes de Sala de Periodismo 

El pasado 5 de octubre, después de los resultados del plebiscito, decenas de ciudadanos vestidos de blanco se tomaron las calles de Cali marchando.

Ya casi empieza a caer la noche, y sin pensarlo hay una multitud de jóvenes que marchan por la Calle Quinta. Cada vez se hace más larga, el sentimiento y fe por firmar un acuerdo que acabe con más de 60 años de conflicto armado es lo que reflejan sus rostros, sus pancartas. “Después del dos de octubre, los jóvenes han estado muy interesados, este sector es el que está movilizando a la gente a nivel nacional, los jóvenes se tomaron ya esto personal”, cuenta Daniel Téllez, estudiante de Ciencias políticas en la universidad Icesi y uno de los jóvenes más activos en la política en el suroccidente del país.

Un estudio del Programa de las Naciones Unidas ha encontrado que los jóvenes son menos propensos a votar. Colombia es el país con mayor abstención de América Latina, tanto para las elecciones presidenciales, como legislativas, panorama casi opuesto a lo que sucede en Argentina, Bolivia, Brasil, Ecuador, Perú y Uruguay. Estas naciones han implantado el voto obligatorio para los que tienen 18 y facultativo para aquellos que tienen más de 16 años.

La participación y movilización juvenil parece ser el nuevo tema o tendencia en las diferentes redes sociales, es como el “renacimiento” de una generación, antes conocida por su indiferencia y escepticismo, que empieza a cobrar vida por la voz de distintos jóvenes marchando alrededor del país. Aunque hoy sea alentador ver este nuevo panorama, la realidad probablemente sea otra.

Mucho se habla de la necesidad de que cada vez los jóvenes participen en la política para que haya renovación en los partidos y así acabar con viejas prácticas que no han dejado bien parado este ejercicio y le han restado credibilidad

“Es un problema más de credibilidad, los jóvenes se habían hecho a un lado, por los mismos políticos, porque existe mucha corrupción… pero eso está cambiando”, sostiene Juan Camilo López docente de sociología de la Universidad del Valle.

Un informe revelado por la Registraduría Nacional del Estado Civil sostiene que “las tasas de participación en Colombia (nacionales y subnacionales), históricamente, han sido bajas, mientras que la de abstención han sido altas, fluctuando entre el 50% y 60%”, estas cifras sitúan al país con movilización y participación política electoral más baja en América Latina. Después del dos de octubre, además del NO, la abstención también ganó con un porcentaje del 62,6%, la más alta en los últimos 22 años.

Ante estos resultados, queda la inminente duda sobre la participación de los jóvenes en las urnas. ¿Continúa la sombra de indiferencia y escepticismo en ellos? ¿Su votación fue lo suficientemente contundente como sus marchas y movilizaciones? Si la realidad fuese entonces otra, ¿Cuáles siguen siendo las causas de este fenómeno?

La socióloga y profesora de la universidad Javeriana, Rosalía Correa, explica que la abstención y escepticismo de los jóvenes, podría también ser una cuestión educativa, “El asunto es mucho más profundo: viene desde las familias. Hoy no se lee el periódico, no se escuchan noticias, ni hay espacios de intercomunicación padres – hijos para compartir la actualidad local o nacional, desde los padres hay una gran indiferencia hacia los asuntos públicos y la política es un asunto público”.

Otra posible razón podría ser las relaciones e imaginarios que adjudica la palabra “Política”, sobre todo en un país que ha padecido los horrores del conflicto armado. “Los motivos pueden vincularse con las creencias muy arraigadas de confundir la política con politiquería y con el mal desempeño de funcionarios públicos que ponen en juicio el accionar mismo de la política y las instituciones que ahí se encuentran”, explica Lina Jaramillo politóloga y coordinadora del Centro de Estudios Afrodiaspóricos de la universidad Icesi.

La indiferencia juvenil hacia la política y la posible apatía no son actitudes per se de la juventud actual, son opciones que se toman a partir del propio diagnóstico, percepción o lectura que hacen de la realidad.

Sin embargo, Augusto Medina, abogado de la universidad del Rosario, cree que son muchos los jóvenes que hoy están participando activamente en diversos espacios sociales, políticos y culturales, “a partir de algunas políticas de Estado, como la reforma a la educación, a la salud o incluso hace poco con lo del plebiscito, temas que tuvieron una amplia repercusión en sectores juveniles, comenzó a visibilizarse la cantidad de  jóvenes comprometidos, no solo afines al gobierno nacional sino también en otras fuerzas políticas, organizaciones comunitarias y otros espacios”. Agregó además que, “el impacto mediático que generó ver a tantos jóvenes movilizados hizo visible algo que en realidad venía de mucho antes”.

Los integrantes del colectivo Jóvenes por Colombia, consideran que es importante complejizar el tema y no caer en estereotipos. Ni con el del joven fuertemente comprometido, que dedica su vida a luchar por sus ideales, ni con el extremo opuesto, la imagen del joven al que no le interesa para nada la política, que no tiene proyectos ni metas y que no se preocupa por el contexto social. Es un tema que va más allá de buenos y malos, inteligentes o ignorantes.

Algo cambió…

Contrario a lo que ocurría antaño, los partidos políticos de hoy se preocupan por conceder un espacio específico a los jóvenes.

“Poco a poco, la figura del joven ha ido tomando relevancia y se tiene cada vez más en cuenta en el ámbito político, entendiéndose como un elemento de peso con el potencial de legitimar una fuerza política”, opina Laura Salgado estudiante de Ciencias políticas.

Sin embargo, Daniela Suárez, integrante del colectivo juvenil Multiviral, propone que, la participación siempre es política, pero no siempre es partidaria. Es fundamental entenderla en el sentido amplio ya que hay otros grupos que participan en el ámbito público y social desde asociaciones civiles, fundaciones, grupos religiosos o agrupaciones no formales.

Francisco Perlaza, estudiante de comunicación social hizo parte del Movimiento estudiantil por la Paz, ubicado en la Plazoleta de San Francisco.

Los jóvenes no son siempre militantes de un partido, pero sí militantes de causas, creencias, expectativas y deseos de una sociedad más igualitaria e inclusiva. Hoy muchos partidos concentran sus esfuerzos por ganarse el electorado joven, en una apuesta que busca, además, renovación, esta tarea probablemente no resulte fácil porque para la mayoría de ellos, la política sigue siendo sinónimo de corrupción.

Uno de los mayores retos que deben afrontar los jóvenes es precisamente la participación con autonomía para no quedar atrapados en estructuras político partidarias, en organizaciones de adultos, en el Estado o en otras Instituciones. Mantener la rebeldía permanente y la capacidad de indignación, de protesta y movilización, puede ser uno de los mayores aportes que los jóvenes y los liderazgos juveniles puedan brindarle al país en estos tiempos de polarizaciones.

 

Te interesará saber que…

Hace un año, 27 senadores y representantes de diferentes partidos, en su mayoría jóvenes, iniciaron un proyecto de ley con el que se crearía una comisión legal para la juventud en el Congreso de la República. Esta comisión buscará garantizar los derechos de los jóvenes colombianos a partir de la presentación de proyectos de ley, la posibilidad de realizar debates de control político y la colaboración articulada con instituciones competentes en materia juvenil.

 

debes saber…

  1. Para aspirar a ser senador de la República, usted deberá ser mayor de 30 años y colombiano de nacimiento.

  2. Si quieres ser parte de la cámara de representantes, deberás tener 25 años o más durante la fecha de elección.

  3. Si tienes doble nacionalidad no podrás aspirar a una curul en el Congreso de la República, ni al Parlamento Andino. Sólo se exceptúa, si eres colombiano de nacimiento.

  4. No deberás tener ningún tipo de sentencia judicial, a pena privativa de libertad. Esto te impedirá participar activamente en política.

  5. Para ser elegido, no podrás haber ocupado un cargo público o autoridad administrativa, ni militar dentro de los 12 meses anteriores a la fecha de elección.

Desde el 24 de octubre, estudiantes de diferentes universidades en Cali organizaron el Campamento por la Paz.

¡Hay esperanza!

Aunque la Constitución del 91 fue impulsada en su mayoría por jóvenes, los espacios de participación fueron limitados, pero esto parece estar llegando a su fin… Desde el Congreso se está impulsando la iniciativa de aumentar la participación de los jóvenes a través de la creación curules especiales para el Senado y la Cámara. ¿Qué cambiará? Se modificará la edad mínima dispuesta para ocupar tales cargos, ahora un joven entre 18 y 28 años podría aspirar

 

Post a Comment

19 − once =