Follow us on Social Media
Image Alt

Cali vuela entre las telas con la danza aérea

Cali vuela entre las telas con la danza aérea

Por Juliana Bastidas y Luis Mario Sánchez.

Estudiantes de Sala de Periodismo

Hace cinco años, Natalia Herrera se enamoró a primera vista. Telas coloridas, acrobacias en el aire  y una sensación de libertad, fueron elementos suficientes de un comercial de televisión, para que esta joven caleña se sintiera atraída por una nueva actividad.

 “Me puse a investigar, a buscar fotos y videos para saber el nombre de lo que había visto,  hasta que supe que se trataba de las telas aéreas, también llamadas danza aérea” afirma la estudiante de psicología.

Natalia llegó por casualidad a esta disciplina en donde el cuepo está suspendido en el aire por medio de telas. En la época que la encontró, solo localizó una academia en el barrio Miraflores, ubicado al oeste de la ciudad. Allí empezó su proceso de aprendizaje. “Al principio es difícil, tu cuerpo no está acostumbrado a ese tipo de movimientos, pero con perseverancia y paciencia le fui cogiendo el tiro”, agrega la joven

Así como Natalia,  varias personas se han contagiado del  amor hacia esta esta modalidad,  que sigue siendo desconocida para algunos. Es por eso que muchos se preguntan: ¿De dónde viene? y ¿Por qué se está volviendo tan popular?

Conquistando una ciudad

La historia de la danza aérea en Cali comienza con la escuela ‘Circo para Todos’. Fue esta institución la encargada de traer una fusión entre el circo francés y la gimnasia a la capital del Valle’  de la mano de dos filántropos y artistas circenses, Felicity Simpson y Héctor Fabio en el año 1995.

Allí fue donde Fabián Hoyos, uno de los pioneros de esta modalidad en Cali, se formó en la danza aérea en 1997. “Lo que más me atrajo del circo y de la danza aérea fue la forma en que cambia nuestra visión al momento de soñar y de vivir la vida”, afirma. La danza aérea le permitió cumplir varios sueños, uno de ellos: llevar el arte circense al reconocido espectáculo de baile, Delirio. En donde actualmente se desempeña como coordinador del componente aéreo del montaje. “En Delirio se trata de fusionar lo antiguo y lo nuevo, la salsa y el circo, ambas unidas con el fin de provocar nuevas sensaciones y crear un espectáculo integral, a par con las tendencias mundiales”, precisa el artista.

Los espacios verdes de de Cali junto con su clima cálido convierten a la ciudad en un lugar perfecto para practicar con telas aéreas al aire libre. Para los que prefieren los interiores, actualmente existen entre 8 y 10 academias en Cali que ofrecen el entrenamiento en esta modalidad.

Venciendo miedos y estereotipos

“Me hace único y me gusta la diferencia” dice Estiven Arana Flórez acerca de ser uno de los contados alumnos hombres en  JL Dance, la academia donde practica esta modalidad. Lo cautivó la mezcla entre flexibilidad, la elegancia y la fuerza que conlleva esta práctica. “Le recomiendo a las personas, especialmente los hombres, a que se reten a hacer  este tipo de cosas, porque muchas veces se piensa que solo las mujeres tienen las capacidades para hacerlo y no es así”, agrega Estiven.

Las telas aéreas también requieren enfrentar un miedo común, el miedo a las alturas.  Es por esto algunos la encuentran tan gratificante. Es el caso de Natalia Bastidas quien llegó a las telas hace dos años “Las telas aéreas requieren de otro tipo de destreza. No solo es retarse físicamente, sino de aceptar que la única persona que puede evitar un accidente o una caída eres tú. Al pasar el tiempo se va superando eso y confías en tu propio cuerpo”.

Más que las caídas, los practicantes de telas están en riesgo de sufrir quemaduras en la piel. Las quemaduras, las ampollas en las manos y los pies morados después del entreno son considerados como un pequeño sacrificio, por hacer lo que aman.

Un proyecto de vida

Más allá de ser una actividad física que acerca a las personas a técnicas circenses, las telas aéreas también se convierten en una herramienta de trabajo, de varias formas. Algunos lo abordan como un trabajo informal, y se suspenden en puentes y semáforos para ganar lo del dia a dia. Entre estos se incluyen mochileros de distintos países quienes practican las telas aereas para poder costear sus viajes alrededor del mundo.

Son distintos los casos, como el de Fabián, que junto a otro grupo de artistas  decidió apostarle a un proyecto de vida llamado ‘Circus Sport’, un programa de actividad física basado en  movimientos y habilidades del circo. “La idea nace gracias a la experiencia y recorrido que he tenido en diferentes países, donde pude observar la forma en que las actividades del circo se convertían en una opción para personas del común. Vi los efectos positivos como el acondicionamiento físico y la liberación de estrés”, afirma Fabián.

Sea por su exigencia física, su novedad, su manera de retar mente y cuerpo, o cualquier otra razón que atrae a los caleños, las telas aéreas se están tomando a la ciudad. La modalidad pasó de tener 20 adeptos en Cali a alrededor de 60 actualmente. Y cada día son más personas los interesados en practicar. Definitivamente esta mezcla de circo y danza ha llegado para darle un nuevo ritmo a la capital de la salsa.

 

Post a Comment

1 × 2 =