Follow us on Social Media
Image Alt

“Nos une la región… La pinta, la raza y el don del sabor”

La influencia musical y el colorido de las prendas de la comunidad afrodescendiente

“Nos une la región… La pinta, la raza y el don del sabor”

En los últimos años la cultura afrodescendiente ha impactado de manera positiva a la capital del Valle. Su comida, música, colores y todos sus rasgos característicos permean nuestra
ciudad, ahora son nuestros.

“¡Porque somos sabor, magiay pasión!” Esa es la razón por la cual Esteban Copete, un compositor, saxofonista y marimbero chocoano piensa que la cultura afro es más caleña “que pa’ dónde” e intenta explicar por qué las tradiciones afro han ido permeando la ‘Sucursal del Cielo’. Entre 1533 y 1810 llegaron a nuestro país 270.000 africanos, aproximadamente, según el historiador cartagenero Nicolás del Castillo, cifra que podría ser mayor si se incluyera a quienes entraron por contrabando. Esta población fue repartida entonces en el Valle del Cauca, Cauca, Chocó y Nariño, departamentos que conforman la región de nuestro Pacífico colombiano.

Desde los años 80 para acá, araíz de las grandes migraciones de la población caucana, chocana y nariñense, Cali se convirtió en la segunda ciudad de Latinoamérica con mayor población afrodescendiente, según explica Teodomira Luna, Coordinadora del Festival Musical del Pacífico Petronio Álvarez. Ella, además, reconoce a la ciudad como “la capital del Pacífico colombiano”.

Y eso no es gratuito, el impacto de la cultura afro en la ciudad se ve reflejada en lo gastronómico, social, la moda, música, por citar sólo algunas expresiones.

Eso se aprecia en algo tan simple como la fusión del sancocho caleño con el pescado traído del Pacífico, el famoso sancocho de pescado, un plato apetecido por muchos. La integración de los turbantes como accesorio de moda en el armario de las caleñas y la entrega de ritmo y sabor de la Salsa Shocke. El Giro hace un recorrido por los diferentes aspectos que hacen de Cali una ciudad permeada en todos los sentidos por esta cultura afro.

¡AMA LO QUE CONOCE!
Y es precisamente lo que ha venido haciendo la cultura afrocolombiana en los últimos años: darse a conocer, como manifiesta Juana Francisca Álvarez, Coordinadora de Arte y Cultura de la Universidad del Pacífico. Esa es la explicación más concreta que ella encuentra, al darse cuenta que en Cali se habla, se viste, se baila y se come afro.

marimba-saborLa fuerza y el empeño de la cultura afrocolombiana por visualizarse han tenido sus frutos, en donde el emprendimiento cultural ha impulsado el reconocimiento, gracias a sus artesanos, diseñadores, músicos y promotores, estrechando la brecha de desigualdad y dejando a un lado la discriminación.

Los talentos de la cultura afro lentamente han ido ganando espacio en los medios de comunicación. No ha sido fácil, pero los reconocimientos han llegado para la agrupación caleña Los Ángeles, quien fue invitada en el 2004 al Reinado nacional de la Belleza por el canal RCN Colombia; Jhonny Hendrix, quien recibió reconocimiento por su película ‘Chocó’, protagonizada por Karen Hinestroza; a su vez está Mabel Lara, periodista ganadora de dos premios India Catalina y Pablo Armero, uno de los grandes futbolistas afrocolombianos que triunfa en el exterior.

A esto hay que sumarle que El Festival de Petronio Álvarez es uno de los certámenes más importantes en la región. Es allí donde mejor se expresa la influencia de la cultura afro en la capital del Valle. Eventos como el Petronio Álvarez son espacios en donde se exhibe toda la cultura afro, desde su comida, su música, peinados y vestidos, son reconocidos y aceptados por más de 600.000 asistentes, en su gran mayoría son caleños. “La alcaldía de Cali, cuando concibió el festival a través de la Secretaría de Cultura, fue pensando en el número de afro-residentes en nuestra ciudad”, recuerda María Helena Quiñónez, secretaria de Cultura y Turismo de Cali, quien, sin embargo, acepta que nunca se pensó la acogida que iba a tener por personas caleñas no afro y mucho menos extranjeros. Esos residentes afrodescendientes de Cali hacen parte de las 1.092.169 personas de etnia negra que viven en el Valle del Cauca.

SALSA SHOCKE

La mezcla de sonidos del Pacífico con la salsa tradicional, el término con el que se identifica este género cultural derivado de la salsa, con sonidos y códigos de baile distintivos, se denomina y se escribe “Salsa Shocke”, y no es el “choke” del reggaetón, sino el impacto que tuvo en la sociedad inicialmente caleña cuando empezó a sonar. Tiene por raíz lo afro y por origen territorial el Pacífico colombiano. “Esto es un activo cultural afro, una gozadera de afrodescendientes para todo el mundo”, como lo afirma Ray Charrupí, director de la organización promotora de la inclusión Chao Racismo.

La Salsa Shocke hoy en día no solo es escuchada y bailada en Cali, también en el territorio colombiano y ya suena internacionalmente. Este ritmo que lleva sonando más de cuatro años en la ciudad es una combinación de pachanga, bogaloo con los instrumentos autóctonos del pacifico, como la marimba y el guasá. “Esta es la nueva expresión musical y corporal del Pacífico, a través de su capital, Cali”, dice Yeison Ibargüen, director del grupo Integración Casanova.

PORTADORAS DE TRADICIÓN

Son más de 20 restaurantes de comida del Pacífico ubicados en el barrio Alameda, (carrera 23B entre calle 7°B y 8°); en donde platos como las muelas de jaiba, chicharrones de pulpo y un buen sancocho de pescado son los más apetecidos por los visitantes caleños. En fechas especiales, como el día de la madre o del padre, se tiene que hacer reserva para poder degustar de estos manjares, pues el barrio Alameda es uno de los más concurridos en esos días por su muestra gastronómica del pacífico.

Las prendas de vestir y la moda han permeado a los caleños

Las prendas de vestir y la moda han permeado a los caleños, que se dejan seducir por los colores y el vanguardismo que expresa esta cultura.

Restaurantes como ‘Sabor Pacífico’, ubicado en el barrio San Antonio, y ‘Pacífico’, en la Avenida 9N, también son reconocidos por sus platos y sus cocineras, “portadoras de tradición” que logran llenar los restaurantes, pues según Claudia Ruíz, su administradora, en un buen fin de semana son más de 300 platos típicos que los caleños y extranjeros disfrutan en el restaurante.

No siendo suficientes estos sitios, “hay carritos de seviche de camarón, que se comercializan en los supermercados, como si fueran un plato típico de aquí; el seviche hace parte del gusto de los caleños y no sólo de los afrodescendientes”, explica el antropólogo Germán Patiño. Sin duda alguna la comida del Pacifico ha permeado nuestra ciudad y se ha fusionado con alimentos tan cotidianos para nosotros como un postre. Diana Benítez, cocinera timbiquireña, puso de moda en el barrio Villa Colombia el “postre silvestre”, una mezcla de maracuyá, almirajo, badea y gelatina sin sabor.“En el barrio les gusta mucho porque no saben de qué están hechos”, explica Diana, al especificar que estos ingredientes son frutos tropicales que se dan en el litoral Pacífico y son poco conocidos, pero muy disfrutados en nuestra ciudad.

LOS MEDIOS Y SU APORTE

“Desde que los medios masivos de comunicación han aceptado a los afro en Colombia, se ha hecho mucho más fácil el reconocimiento y nuestra reivindicación como comunidad negra”, explica Edna Liliana Valencia, reportera caleña que hace parte de Noticias RCN.

Las expresiones musicales de la ciudad tienen un marcado componente de la cultura afro

Las expresiones musicales de la ciudad tienen un marcado componente de la cultura afro. El Petronio Álvarez ha difundido la música del Pacífico.

Es tal vez esa la razón por la cual muchos mestizos, entre otros, se sienten tan identificados con esta cultura, porque ya han empezado a reconocerla, y como dijo el antropólogo Germán Patiño, “es que en Cali hay una población afrodescendiente muy grande y es casi imposible que no permee la cultura caleña” No hay que dejar de lado que las herramientas digitales, como Facebook y Twitter, han ayudado a generar parte de ese reconocimiento y que han permitido que los caleños se apropien de sus tradiciones culturales. “Es una cultura que se vuelve viral”. Lo cierto es que la cultura afrocada vez impacta mejor y de manera más positiva a la capital del Valle.

afro-mas-seguidosQuizás sea moda, quizás se estén superando odiosas discriminaciones o también pueden ser los grandes esfuerzos de muchas organizaciones afro lo que ha logrado que hoy exista un nivel de reconocimiento y una apropiación de una cultura, que si bien ha sido apreciada por muchos, no ha sido tan valorada como debiera.

¡MODA QUE ATRAPA!

moda-atrapaDesde hace cerca de diez años, en Cali se han creado varias organizaciones de belleza afro, con el objetivo de visualizar todos sus rasgos de moda y belleza. Es así como “Tejiendo Esperanzas”, una fundación que se especializa en el cuidado, mantenimiento y restauración del cabello, abrió sus puertas para que las mujeres caleñas no sólo aprendieran a realizar toda clase de trenzas, sino también para organizar festivales de peinados afro. Hay también diferentes eventos sociales realizados en la ciudad como la Feria de Cali, la Fiesta Guapireña que se realiza en Diciembre en el Club Tequendama, y en el Rancho de Jonas, la Fiesta Kilele, entre otras, en donde se ha podido ver que los caleños han acogido la cultura afro, suya, pues el uso de alpargatas, turbantes, trenzas, los caftanes o túnicas africanas con sus colores llamativos y estampados muy característicos de esta población, se han vuelto muy común en nuestra sociedad. La explicación que da a esto Lia Samantha, la primera mujer afro en llevar a la pasarela de Colombiamoda la cultura afrocolombiana con su colección ‘Every day afro’, es que “aproximadamente el 60% de la población caleña es afro”, es decir ¡No es para menos¡ De la misma manera, Claudia Guerrero abrió en Octubre del 2013 la tienda ‘Belleza afro’ en el barrio Camino Real. “En el mercado nacional no hay productos con componentes especiales para pieles afro, por eso nos vimos en la necesidad de crear la tienda para suplir esa necesidad de nuestras clientas”. Y así es como la capital vallecaucana se va permeando de esta cultura tan diversa.

Post a Comment

18 + tres =