Follow us on Social Media
Image Alt

Golpes para huir de la violencia del oriente de Cali

Golpes para huir de la violencia del oriente de Cali

A las 3:00 de la tarde llegan los muchachos a las instalaciones del Coliseo Mariano Ramos, un espacio que se convierte en el escenario perfecto para dejar atrás adicciones, violencia, muerte, vacíos emocionales, faltantes económicos y un sin número de situaciones más.Un espacio en el que boxeo se toma el protagonismo.

Gustavo Mosquera junto a algunos de sus pupilos.

Son 45 historias distintas, 45 ‘pelados’ los que están listos para emprender la pelea, pero antes “a calentar con el físico muchachos”, les dice el ‘profe’ Gustavo Mosquera, un exboxeador, alumno de Kid Pambele y seguidor de Mike Tyson.

Todo inició sin saberlo, los 12 jóvenes que empezaron a entrenar en la cancha de Ciudad Córdoba, para diciembre del 2013 ya tenían técnica y conocimiento del deporte, por eso, el ‘profe’ los inscribió al torneo Guantes de Oro, en el que todos se subieron al pódium y fue ahí donde Mosquera se dio cuenta del servicio que hacía: “los muchachos ganaron medallas y bonos de tiendas, estaban felices porque iban a comprar por primera vez su ropa sin quitarle nada a nadie, eso me conmovió y comencé a buscar ayudas para trabajar más”, recuerda con orgullo.

La mayoría de los alumnos de Mosquera, sueñan con obtener el título de campeones mundiales, “sólo se necesita las ganas y creer que se puede”, es lo que piensa Daniel Ibargüen, un joven de 15 años, que tres años atrás se topó en una esquina con el profe mientras estaba con sus amigos: “en ese momento Gustavo me dijo que me pusiera los guantes y le pegara unos cuantos puños al saco, eso fue como una integración entre pandillas”.

El boxeo cambió la vida de Daniel, para él resultó gratificante encontrar una persona que creyera en sus capacidades como lo hizo el profe y que, además, le diera la oportunidad de pertenecer a esta familia. “La diferencia que veo entre los pelados que no entrenan y yo es la mentalidad que se tenga, todavía pueden cambiar, no tienen que esperar que les pase algo malo”, agrega Daniel, quien es campeón departamental en su categoría, campeón nacional, selección Valle, preselección Colombia y considerado mejor boxeador juvenil del país.

‘La Pantera Mosquera’

Gustavo Mosquera, 44 años. Exboxeador y campeón nacional entrena a los jóvenes del Distrito de Agua Blanca.

Gustavo creció en un hogar humilde. Es el mayor de seis hermanos. Su madre vendió chontaduro la mayor parte de su vida y su padre desempeñó oficios como vender frutas y ser ayudante de construcción. Su niñez estuvo marcada por la violencia intrafamiliar en la que su papá fue el protagonista.

Por circunstancias ajenas a él cursó hasta tercero de primaria, éstas y otras situaciones influyeron para que en su juventud hiciera parte de una de las tantas pandillas que invadían, y aún permanecen, en el sector. 

Mosquera se vinculó al boxeo a los 16 años por la invitación que le hizo un amigo, “yo tenía mi cuchillo y mi arma en la cintura, mi amigo me dijo métete que vos sos bueno pa la pelea”, así fue como empezó todo. Primero lo vio como otra forma de pelear y hacer daño, pero cinco días después de entrenar dejó las pandillas, las armas y la calle.

Mientras eleva la mirada deja aterrizar en su mente aquellos episodios que lo marcaron como deportista. El profe recuerda con unas cuantas lágrimas los hermanos y amigos que la violencia le ha arrebatado. La mayoría con los que alguna vez compartió las esquinas y los vicios, ya no viven, pérdidas que en algún momento le hicieron contemplar la idea de colgar los guantes. Es por eso, que Gustavo repite constantemente que está vivo gracias al boxeo.

En el 2015, Cali registró un total de 630 asesinatos de niños y jóvenes, en el Distrito de Agua Blanca ocurren casi el 40% de los homicidios de la ciudad. Este panorama hace que el común denominador de los chicos que crecen en los “barrios calientes”, como los de este sector, sea una expectativa de vida corta al escuchar llover balas y moverse en medio de fronteras que los encierran. En ese sentido, su propósito es tener la cédula en las manos, pues vivir más de 18 años es una hazaña.

Todo un campeón

Sin embargo, ninguna situación evitó que Gustavo Mosquera se convirtiera en boxeador profesional.  A sus 44 años, se ha colgado en el cuello dos medallas de bronce de juegos nacionales, tres medallas de plata de campeonatos nacionales, dos medallas de oro de campeonatos departamentales e hizo parte de la preselección nacional de boxeo para los juegos olímpicos de Barcelona 1992.

Su estatura (1.59mt) fue la principal barrera para ser campeón mundial y la que en parte impidió que su nombre se sumara a la lista de campeones olímpicos del país, pero esto no le  resulta frustrante “si yo hubiera sido campeón olímpico o mundial de pronto no estaría aquí ayudando a los muchachos, ni haría esto que hoy me hace feliz” es lo que piensa la ‘Pantera Mosquera’ como era conocido en sus tiempos de gloria.

Hace 12 años colgó los guantes, hace tres no pelea en un ring, pero hace 5 brinda oportunidades a niños y jóvenes del barrio El Retiro o como él lo llama “el mejor barrio de Cali”, cambiando la realidad y alejándolos de la violencia a través del ring y los guantes, como lo hizo él años atrás.

El boxeo, una forma de huir de la violencia

Recorrer el oriente de Cali es sentirse en otro mundo, uno que no está lejos de la realidad que se vive en la ciudad. Allí existen un aproximado de 33 pandillas o grupos de delincuencia común, que en su mayoría están conformados por menores de edad.

En las calles del Retiro abunda el desconcierto, la desolación, el arrume de cuchillos y revólveres, pero también hay talentos, ganas de triunfar y de mejorar cada día. Las mismas ganas que tienen los alumnos del ‘profe’ Mosquera, a quienes muchos consideran un ángel que se cruzó en el camino o mejor que volteó en su esquina.

Historias 

Daniel Ibarguen 17 años, campeón departamental, campeón nacional, selección Valle y preselección Colombia.

Tan solo con 18 años, Hanner Mosquera sueña con ser campeón mundial y sacar a su mamá adelante, es parte de esta familia deportiva hace cuatro años, momento en el que asegura que cambió su vida pues las levantadas para ir a entrenar no resultan difíciles cuando piensa en ser alguien en la vida, alguien diferente a lo que desean sus amigos y vecinos que optan por lo fácil. “Si no me hubiese vinculado al boxeo, nadie sabría que estaría haciendo, estuviera perdido en el vicio, yo no estudio, no trabajo, entonces qué haría”, reconoce.

Yoselin Reyes, entrena hace dos años y asegura con voz aguda que: “Es mejor entrenar que estar en la esquina fumando sin saber si el día de mañana lo lleguen a matar”.

En la escuela del profe también hay lugar para el amor, es el caso de Ana Reyes una boxeadora de 15 años, a quien este deporte le ha permitido desahogar los problemas en cada golpe al saco y conocer a Daniel Ibarguen, el mismo que es considerado como el mejor a nivel nacional y con quien tiene una relación hace dos años.

Ana, llegó al boxeo por casualidad, luego de que un día el profe fuera a su casa y convenciera a su papá. “A mí me llamó la atención porque yo soy muy peleona” asegura la joven en medio de risas y agrega que, cuando se sube al ring aparte de ganar, sólo piensa en dejar el barrio en alto, ese que la vio nacer, El Retiro, el mismo donde nació Jonathan ‘Momo’ Romero, quien en el 2013 se convirtió en campeón mundial de Boxeo en tierra azteca.

‘Momo’ vivió la violencia de frente como lo hizo Gustavo y lo han hecho muchos de los jóvenes que ahora pelean en un ring para salir adelante. Él es el referente de los muchachos, entrenó en la misma cancha en la que ellos se forman todas las noches, en el barrio Ciudad Córdoba y en el gimnasio de boxeo del coliseo Mariano Ramos.

Su entrenador fue el profesor Jorge Aguirre, aquel que en su momento le mostró otro camino a Gustavo, el que lo convirtió en uno de los mejores a nivel nacional e internacional y al que el profe Mosquera hoy le sigue los pasos, dándole oportunidades a aquellos que encuentra en las esquinas con potencial de campeones.

El presente 

El panorama de esta familia deportiva, que a futuro planea llamarse “Voz Pantera”, es diferente al de 5 años atrás, los recursos han mejorado, ya no solo entrenan en la cancha con limitantes deportivos, sino que han conseguido tener el apoyo de la alcaldía y de Indervalle en el coliseo Mariano Ramos, con otros entrenadores, ring de boxeo, sacos, guanteletas, inscripciones a torneos, viáticos y todo lo que necesitan para continuar en pro de un futuro prometedor.  Ahora,  se preparan para los juegos departamentales que se realizarán durante el mes de noviembre en Cartago.

Por las manos del profesor Gustavo Mosquera han pasado alrededor de 400 niños y jóvenes ganándole la pelea a la violencia, y un round a cada una de las situaciones difíciles que viven en su día a día. Él espera seguir llenando su corazón de alegría mientras le ayuda a escribir una historia diferente a sus pupilos, quienes quieren continuar dibujando en el rostro del profe la sonrisa que tiene cada que alguno se cuelga una nueva medalla o suma un triunfo más.

Medallistas olímpicos de boxeo de Colombia

Alfonso Pérez, (nacido en Cartagena)

Campeón medalla de bronce en los juegos olímpicos de Alemania, Munich 1972.

Categoría ligero

 

Clemente Rojas, (nacido en Barranquilla)

Campeón medalla de bronce en los juegos olímpicos de Alemania, Munich 1972.

Categoría 54 – 57 kg

 

Jorge Eliecer Julio Rocha, (nacido en El Retén, Magdalena)

Campeón medalla de bronce en los juegos olímpicos de Corea del sur, Seúl 1988.

Categoría peso gallo

 

Yuberjen Martínez (nacido en Turbo, Antioquia)

Campeón medalla de plata en los juegos olímpicos de Brasil, Río 2016.

Categoría peso mini mosca

Por Luisa Solís Gaviria  Y Nathaly Santacruz

Post a Comment

diecinueve − 1 =