Follow us on Social Media
Image Alt

¡No más series biográficas!

¡No más series biográficas!

Por Mateo Uribe Sáenz/ Reportero Sala de Periodismo

La televisión colombiana está en un momento de crisis y tal vez en una encrucijada por sus diferentes formatos, que no satisfacen a los espectadores y sobre todo que abren la puerta a la migración de estos a plataformas digitales que le ofrezcan contenido variado, original y sobre todo con lenguaje cinematográfico.

Los noticieros no dan abasto, los realitys mueren por sí solos, pero es el entretenimiento quien sufre las verdades de lo que es, fue y será la televisión colombiana sino buscamos un contenido de calidad pronto y nos olvidamos de los miles de cantantes caribeños que existen en nuestro país, para que así entendamos que hay otro tipo de historias que nos interesa, otro tipo de calidad que como espectadores pedimos a gritos.

Si damos un paso a la parrilla del entretenimiento en RCN encontramos a Pambelé, la historia del boxeador colombiano nacido en San Basilio del Palenque, Bolívar y cuya difícil vida en medio de la pobreza es un excitante para las productoras que siempre intentan mostrar casos de superación dentro de sus narrativas, en historias que les permiten transmitir la crudeza en el camino y felicidad en el logro, una narrativa vieja de las telenovelas. Ahora echemos un vistazo a Caracol donde Los Morales continúa siendo un hit dentro de la programación, con más de cantantes caribeños y con la fórmula de camino crudo y final feliz. Nos hemos acostumbrado a esa fórmula.

Dejando a un lado las biografías de cantantes, venimos de una cultura donde el narco efecto de la televisión nos ha enceguecido con series donde se alaben a Pablo Escobar, Alias JJ, Martín Sombra y más. Y la pregunta concurrente es ¿Será que no hay más historias?, y a ello me respondo que como televisión debemos de darle importancia a todos los géneros y comenzar procesos de especialización. Necesitamos comedias, dramas, ciencia ficción, series de época, adaptaciones de libros y sobre todo recordar aquellas novelas que marcaron precedente narrativo y de producción con historias como La Pola donde la biografía de una mujer heroína llevada a la ficción es enriquecedora, El Último Matrimonio Feliz, donde la cotidianidad y el problema de abusos a la mujeres fue tratado con suma elegancia o series como La Promesa donde la trata de blancas se convirtió en la prefecta premisa para narrar vidas distintas.

¡No más series biográficas de cantantes!, ¡no más narcos a la televisión!, guionistas y productores miremos la televisión colombiana con el gusto de llevar el mejor contenido, narremos el cotidiano, narremos fantasías y sobre todo miremos más allá del común denominador para romper las cadenas del pobre entretenimiento.

Post a Comment

13 + doce =