Follow us on Social Media
Image Alt

Taser, un arma letalmente “inofensiva”

Taser, un arma letalmente “inofensiva”

Nicole Ramirez - sala de periodismo

Por Nicole Ramírez

Estudiante de Sala de periodismo

En Colombia hay aproximadamente 800 mil armas de fuego, y aunque la Industria Militar Nacional no ha determinado una cifra precisa de estas, en Cali se autorizaron 20 mil salvoconductos el año pasado, mostrando que la cifra aumenta cada vez más. Y como si no fuera suficiente, la Policía implementó un nuevo artefacto en su lista de dotación, con la excusa de brindar mayor “seguridad” a los colombianos.

Una seguridad que pocos perciben. Este artefacto son las pistolas eléctricas, más conocidas en nuestro país como ‘Taser’, las cuales ya han cobrado varias vidas. Según un informe de Amnesty Internacional, en países como Estados Unidos han muerto más de 500 personas, sin embargo la Policía colombiana las considera inofensivas.

¿Y sin son inofensivas por qué las descargas eléctricas pueden generar riesgo de una arritmia cardiaca, paralizando temporalmente algunos músculos, o el corazón? Son dudas que surgen alrededor de estas armas, pues es claro que los efectos de los electrochoques pueden ser riesgosos, aún más si la persona es portadora de dispositivos electrónicos. Según expertos en medicina, las ‘Taser’ pueden acabar con la vida de alguien, si esta recibe la descarga sobre su cuello u órganos sensibles.

También se cuestiona el uso que se le dé a estas armas, pues en repetidas ocasiones se ha conocido que los uniformados sobrepasan su autoridad, causando daños letales en la comunidad. Precisamente esto es lo que se teme que suceda en Colombia, ya que en el informe de Amnesty Internacional, afirman que el 90% de los casos en los que han muerto personas a causa de estas armas, se ha identificado que las víctimas no eran un riesgo inminente para la sociedad. Se espera que el uso de las ‘Taser’ no termine siendo el causante de más violencia en nuestro país, sino que por el contrario permita que las condiciones de seguridad mejoren, pues se supone que esta es una cura ante la enfermedad. También, que las marchas o actos públicos que se realicen no se vean amenazados por la intervención de
las autoridades.

Finalmente, se tendría que analizar si la Policía se encuentra totalmente preparada para utilizarlas. Además, esto no quiere decir que dejarán de usar el armamento habitual, con el que han muerto en Colombia en el pasado año 10.959 personas, de las cuales 3.426 ocurrieron en el Valle del Cauca, departamento con el mayor registro de este tipo de homicidios, según el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses.

Post a Comment

4 + 11 =