Follow us on Social Media
Image Alt

Cali, una ciudad multicultural

Cali, una ciudad multicultural

Raperos 

En una caja de lata de cuatro o más llantas donde las personas del común ven un medio de transporte; Diego Fernando Sanclemente y Francisco Javier Quinto lo perciben como su espacio de trabajo y de sueños. Acompañados por un parlante que cuelga de su hombro derecho y un micrófono en sus manos, inician las mañanas alegrando la vida de los caleños a ritmo de Rap, trabajan durante 8 horas en el día, una jornada de trabajo similar a la de una oficina pero con un sueldo totalmente diferente.

En el mundo musical Diego es conocido como Jay Dreela y Francisco como el Kirios, sus rimas se construyen a partir de vivencias del común. Hace más de diez años este par de jóvenes vieron en el Hip-Hop una opción, con la cual podían brindarle una mejor calidad de vida a sus familias, así que decidieron crear un grupo musical del género del Rap llamado Esto Está Claro.

El Rap hace parte de la Tribu Urbana del Hip-Hop, esta nace en la década de los 70’s y mantiene su existencia en la sociedad caleña, convirtiendo a la Sucursal en una ciudad multicultural al engalanar sus calles con Graffitis, con el Breakdance y sus pistas musicales. Esta Tribu en sus inicios contaba historias de vida sobre personas del común, luego sus rimas se convirtieron en contestatarias hacia el gobierno, en la actualidad esta Contracultura ha ido perdiendo su esencia de ser crítica y se ha vuelto más comercial, según Francisco Javier Quinto.

Los Raperos no son lo únicos que se hacen presentes en la ciudad, puesto que hay otras Subculturas que se visibilizan por la calles de la Sultana del Valle.

Según José Chiva canta autor del género Rap, este nace en África en el principio de la esclavitud, cuando los esclavos eran transportados en barcos hacia América, estas personas buscaban una forma de comunicarse entre ellos y de alguna manera protestar por cómo eran tratados, sus cantos y sus rimas se convirtieron en lo que hoy conocemos como Rap, estas asonancias las hacían en su idioma nativo, haciendo que sus esclavistas no entendieran, una de sus canciones decía: el que va dirigiendo el barco se duerme a las 7, a esa hora nos volamos sin que nadie nos suelte.

Rockers 

A partir del jueves al esconderse el sol la calle quinta se viste con cabellos largos, atuendos de cuero, medias en malla, botas camperas y grandes hebillas de metal, donde los Rockers se roban la atención de esta avenida, dejando la salsa que es tan típica en la ciudad en un segundo plano.

Los Rockers nacen en la década de los 50’s a partir de la influencia de Elvis Presley, uno de los mayores exponentes musicales de esta Tribu, su forma de pensar y vivir inspiraron a miles de jóvenes a iniciar un estilo de vida donde su lema fuera la libertad.

Su favoritismo por los colores oscuros y el tipo de música que para muchos es solo ruido, para ellos son letras que buscan ser comprendidas y en ocasiones estas composiciones musicales son críticas a la sociedad, sin embargo este ha ido cambiando con el tiempo, ya que el Rock ha tenido tres etapas de evolución.

El primer ciclo llamado la era del Rockero, todos sus integrantes vestían de negro, paseaban en sus motocicletas y eran influenciados por grupos musicales como The Beatles. La siguiente fue denominada la era del Soft Rock, la música era más suave, su mayor exponente fue Air Supply, su vestuario seguía siendo en tonalidades oscuras pero ahora vestían con camisas sin mangas, enseñando sus pechos peludos. Por último tenemos la era del Hard Rock, la cual se conoce por sus ritmos más pesados y donde se iconiza la pañoleta.

Laura López digna integrante de esta Tribu, con sus medias de malla, piercing en la nariz, botas y vestido negro, cree que muchas de las características con las que nació esta tribu se conservan en el siglo XXI, aún vemos que el color negro predomina en sus vestuarios y su esencia de ser rebeldes no ha cambiado.

Las Tribus Urbanas de la actualidad se diferencian por su evolución. Su popularización ha sido más rápida debido a la internet y a la globalización de las modas y pensamientos, esto hace que los nuevos estilos vida se extiendan por el mundo rápidamente. En la actualidad las Corriente Urbanas modernas conviven con las clásicas, tal como lo hace los Malabaristas, una Subcultura relativamente nueva en Cali, donde sus orígenes son de Tribus antiguas casi extintas.

El Rock llegó a Colombia a finales de los años 60, las bandas más importantes de este género en ese momento era La Planta, Terrón de Sueños, Gran Sociedad del Estado, La Banda del Marciano, entre otros.

Malabaristas 

Cuando escuchamos la palabra malabares, es muy probable que nos imaginemos a personas en un semáforo o en un circo realizando trucos con pelotas, mazas, aros o unas telas, a estas personas las asociamos con lo hippies, creando de esta manera estigmas sociales, desacreditando la destreza que una persona debe tener para realizar estos actos que son de admirar.

Mateo Pavolini ve en el Malabarismo un estilo de vida que va más allá de tirar objetos y hacer movimientos con las manos, aunque para poder realizar estos trucos se necesita de disciplina y de mucha práctica. El Malabarismo al igual que las anteriores Tribus tienen reglas, costumbres y comportamientos que los identifica.

Hacer piruetas con elementos ayudados de sus cuerpos es la forma como se ganan la vida, una vida simple, donde prima felicidad y libertad. En Cali esta Tribu ha estado presente de manera inconsistente hasta hace seis años. Un joven de apellido Polo empezó a generar eventos de Malabares en el parque de Jovita, logrando que muchas personas se interesaran y conformarán el grupo de los malabaristas, dejando así un legado que con el tiempo se convirtió en Circo al Parque.

Según Daniela Palacio Socióloga de la Universidad del Valle, las Tribus Urbanas nacen a partir de la búsqueda de una identidad de personas con pensamientos similares, estas Tribus surgen en diferentes épocas, lo que hace que algunas sigan vigentes y otras desaparezcan según los principios establecidos por la Tribu.

Por Natalia Rivera y Angyelennic Caicedo / Sala de Periodismo

Post a Comment

once + doce =