Follow us on Social Media
Image Alt

Esta es la historia de Jabi, una ‘fusión’ de talento musical

Esta es la historia de Jabi, una ‘fusión’ de talento musical

Por Susana Serrano- Periodista de El Giro

Javier Sánchez, un hombre de pelo negro, piel blanca y ojos cafés, tiene en los rasgos del rostro esa mezcla de sangre cubana, barranquillera y libanesa que lo hacen difícil de encuadrar. Al igual que su música, su rostro es una combinación que saca lo mejor de cada parte y lo transforma en algo único. En el mundo artístico es conocido como Jabi, nombre que escogió más por una cuestión sentimental que mercantil.

Su padrastro,  que nació en Estados Unidos y no habla español, le decía Jabi, no Javi, ya que no podía pronunciar bien su nombre. Según le comentó a El Giro entre risas el artista “cuando decido entrar a la música digo… hummm, yo no me voy a cambiar el nombre a Baby Daddy o yo no sé qué cosas”. No, él prefirió traer al escenario algo que lo siguiera conectando con sus seres queridos y por eso se quedó con su apodo: Jabi, que además tiene una conexión con sus raíces libanesas y, entre otras cosas, es nombre  fácil de pronunciar en muchas partes del mundo.

Durante la entrevista nos mostró una de sus fotos de infancia, de esas que tiene montada en su Instagram, en aquella época tenía 4 años, edad en la que supo que quería dedicarse a la música. Cuando niño no era como los demás,  “mi mamá dice que la única manera en que me calmaban era poniéndome a escuchar música y las maracas”, contó el artista.

Al ver esta facilidad musical, Jabi entró a una escuela de talentos donde empieza incursionando con el trombón; pero no le gustaba, así que se pasó a la percusión y luego a las clases de canto, donde halló la felicidad. Su prematuro desarrollo como músico le permitió tener su primera audición a los 12 años, compartiendo escenario junto a Andy Montañez – cantante de salsa de canciones como Casi te envidio o Te voy a enseñar -, también tuvo la oportunidad de estar en tarima con Jose Alberto ‘El Canario’ u Óscar de León, con quien no solo tocó los timbales, sino que también improvisó en la presentación.

Su primera incursión con productores y patrocinadores se dio poco después de estas presentaciones, también en el género de la salsa. Pero por cuestiones superiores al talento y al esfuerzo, la iniciativa se desplomó. Se trató de un problema con la piratería. Jabi recuerda este momento como uno de los más difíciles de su carrera, ya que tuvo que apartarse de la música por dos años.

¿Cómo regresó la música a su vida?

Al ser un hombre muy activo, en ese tiempo no se quedó quieto y se dedicó al mundo de las finanzas, donde tuvo una sustanciosa y exitosa carrera bancaria. Trabajó en la banca privada, estuvo en el top de Estados Unidos. Pero en cierto punto se dio cuenta que no era feliz, que se sentía vacío, algo le faltaba en su vida. Lo dejó todo, a pesar de los comentarios de familiares y amigos, y empezó a componer su primer sencillo Hoy decidí, una canción donde hablaba de su situación. “Si supieras lo que estoy sintiendo, si supieras lo que hoy yo siento, cuando despierto y no te tengo’, despierto y no estoy cantando”, resaltó el artista, quien destacó en estas letras lo mucho que extrañó la música.

Ese sencillo le abrió las puertas y por fortuna fue descubierto por la publicista de Maluma, Jennifer Lime, en los Estados Unidos y con quien empezó a trabajar.

Sin embargo, antes de darse a conocer Jabi decidió producir su segundo sencillo, Más Calor, que fue montado a su página oficial de Youtube, el 8 de diciembre de 2017, y que actualmente tiene más de 123.000 vistas. “Fue muy rápido” nos dice “fue muy rápido, porque han pasado tres años y ya estoy aquí. Y yo empecé desde cero”.

Algo que Jabi considera que lo ayudó mucho a despegar en el mundo artístico fue su mentalidad de empresario que le permitió manejar sus asuntos de manera autónoma. 

Pero ¿cómo llega la inspiración para crear tan bellas letras? “Para mí la música es como una película, me imagino qué historia quiero contar, porque cada canción es una obra de teatro”. Él busca envolver al oyente, hacerlo subir hasta una nube. Que se sienta parte de la escena, que sea libre, acompasado al ritmo y la melodía, para disfrutar cada corte.

Jabi, cantante colombiano.

Su ejemplo a seguir como artista es Elvis Presley, porque nunca ha visto a alguien con tanto carisma y talento. “Él simplemente tenía demasiado Yuyu”, dice, utilizando un término que ya es suyo, una palabra con la que expresa que algo tiene estilo, buena vibra, flow o groove.

En el escenario le gusta conectarse con la audiencia, sentir su calor, su energía. Antes de las presentaciones visualiza cada movimiento, cada paso. Nunca le da miedo estar en las tablas, siente un nerviosismo “bacano”, que saca lo mejor de él.

En el futuro, Jabi se visualiza  manejando su propio sello disquero, que ya tiene estructurado y bajo el cuál produce su propia música.

 

Post a Comment

3 × tres =