Follow us on Social Media
Image Alt

Roiman: el niño del Pacífico que bailó junto a Chocquibtown

Roiman: el niño del Pacífico que bailó junto a Chocquibtown

Roiman es un niño del departamento del Chocó, en el Pacífico Colombiano,  que tiene 14 años. En su casa no están sus padres. En los cuartos dónde vive solo hay silencio y oscuridad. En el patio está Roiman lavando ropa. Está concentrado, como cuando baila.

En Lloró, un municipio chocoano, las calles están llenas de bailarines. Es una península rodeada por dos ríos: Atrato y Andagueda. Esos dos ríos es el paisaje que Roiman ve todos los días cuando sale a vender ‘bolis’. O sandis, como dicen en otras partes.

Cuando camina por las calles de Lloró, los pies de Roiman se llenan de tierra. Usa un par de chanclas de caucho, una bermuda café y una camisilla  blanca son su atuendo mientras camina. 

Su tía María Delfina, a quien él considera su madre, es testigo de las vivencias de este niño que, aunque no es su hijo, ella afirma que todo lo hace por él para “mantenerlo como un rey”. 

María Delfina está tristeza e inconforme con los padres de Roiman. Mientras está parada en la puerta azul de la casa dice que “Los papás a él no lo quieren, los papás lo han tenido olvidado”. 

La tía de Roiman tiene 75 años, cuenta que “la profesora me llama porque a veces Roiman se sale con los amigos del colegio” y cuenta que “Roiman es inteligente, no ha perdido año. A veces es un poco necio en el juego con los amigos, pero hasta fue personero en el colegio”. 

La casa de Roiman está hecha de madera y es pequeña, pero acogedora. En su cuarto no entra mucha luz, solo hay una cama y una mesita de noche. 

En el cuarto de Roiman también hay dos regalos que le dieron cuando participó en el video ‘Que me baile’ de ChocQuibTown: una medalla de la agrupación y unos tenis de color dorado.

La vida de Roiman la marca el baile

El 10 de septiembre del 2018, Roiman fue grabado mientras bailaba en la fiesta de la Virgen del Carmen. El mismo niño que baldea arena en el río con su tía, es el mismo niño que ChocQuibTown vio por la redes sociales

“Ese niño baila mejor que el 93% de la población de mi país”, dice un comentario de la página humor viral de origen chino.

Por ese vídeo, Roiman viajó hasta Medellín para grabar junto a Chocquibtown y Becky G el video ‘Que baile’, en el que participó como bailarín.

“Roiman es un niño súper talentoso que aparece bailando en mi tribu. Para nosotros es un honor que haya participado y de alguna manera darle un espaldarazo a su talento, que sirvamos de plataforma para que la gente lo vea” expresó ChocQuibTown en las redes sociales.

El video que hizo viral a Roiman fue grabado al frente de la casa de su abuelo don Ruperto Córdoba que tiene 80 años.

Sin haber visto el vídeo, Ruperto dice que Roiman ha heredado un talento de familia, pues los movimientos de sus caderas también se ven en un tió y algunos otros integrantes de la familia.

Las calles de Lloró nunca están desiertas. A cualquier hora hay personas jugando, bailando, escuchando música, hablando o haciendo cualquier otra cosa, pues incluso la noche no es impedimento para seguir con sus actividades. 

En Lloró la música está presente las 24 horas del día. Niños y adultos transitan por la calle, con confianza, sin peligro de nada ni de nadie. Es un pueblo alegre, donde todos se saludan con todos.

Family Locura 

La frase ‘los amigos son una familia’ encaja en la vida de Roiman, pues Éver y Harley, sus dos ‘parceros’, lo acompañan en sus locuras. 

A veces Roiman se reúne con sus amigos a cocinar salchipapa o arroz con queso y bailar.  A esas reuniones ellos las llaman las ‘boditas’. 

“Yo estaré aquí parado en la mitad, usted entra por ese lado y Éver entra por el otro”, dice Roiman mientras se acomoda para bailar. 

Ellos colocan la canción ‘Fiesta Acústica’, ese ‘Cheque, Chocó, Cheque, Choco’ y Roiman y sus amigos comienzan a bailar. El baile es ese lazo que los une.

La oportunidad que se le presentó a Roiman de grabar con Chocquibtown despertó la envidia de algunos de sus amigos. Algunos dicen que ellos también bailan y que a veces no entienden por qué solo se fijaron en él. 

Después de la grabación con Chocquibtown Roiman cuenta que “La mejor experiencia que tuve fue que salí de mi pueblo y vi taxis amarillos, escaleras eléctricas y papas fritas” 

Continúa diciendo que “me gusta el pollo con papas,la papa cocida y el pollo asado. Yo llegué a Medellín y pedí mi plato favorito, pero ellos me trajeron algo diferente, me trajeron el pollo con papas fritas. Igual… mi plato favorito siempre será el pollo y la papa de acá, del Chocó”. 

Roiman es solo un niño que no supera los 1.45 de estatura y que esconde un hombre adulto en su interior. Con su corta edad, Roiman dice que quiere superarse, “salir adelante”, ser abogado y bailarín. 

Otro sueño de Roiman es tener una academia de baile y apoyar a Duván, su hermano mayor, quien confiesa que “Roiman es muy afortunado, yo quiero ser como él”. Duván es tímido; Roiman, alegre y extrovertido.

Hay momentos en la vida de Roiman que no tienen precio, como cuando el sol calienta el pueblo de Lloró y todo los niños al mediodía salen a refrescarse en las agua del Atrato. 

Cuando Roiman va al río no desaprovecha la ocasión para llevar su bafle, un regalo de su tío, y bailar con sus amigos a la orilla del río. 

Éver, Roiman y Jarlin están parados junto al orilla del río. Desde lejos, la forma de un abrazo los hace ver como una familia. ‘Family Locura’ es el apellido de esta amistad que gira en torno al baile.

A sus padres, Roiman no los ve muy de seguido, pues su padre trabaja buceando  en una mina de oro, y su madre cocina para los trabajadores. Han estado ausentes en su vida, y por ende, en esta historia. 

Por Leidy Bastidas y Daniela Centeno. 

Post a Comment