Follow us on Social Media
Image Alt

Rugby sobre ruedas se toma a Cali

Rugby sobre ruedas se toma a Cali

Rugby en silla de ruedas está dirigido para personas con discapacidad física, sobre todo para personas con cuadriplejía, por traumas raquiomedulares, por daño a nivel cerebral, para personas con amputaciones, triple amputados, cuadri amputados y personas con polio.

Cada día a las 2:00 p.m el Coliseo Evangelista Mora se llena de ocho historias de vida que han sido marcadas por la violencia y que a través del Rugby demuestran que sus piernas son sus manos y la silla de ruedas su medio para movilizarse, sin importar las limitaciones y obstáculos que se presenten. Cada uno de estos jugadores deja día a día una prueba de superación y lucha en la ciudad.

Son ocho los jugadores que integran este equipo, aunque cuenta Steven Ospitia, fundador del grupo, que en su inicio sólo eran tres quienes lo conformaban y a través de los sitios donde personas con discapacidad reciben terapia, se fue dando a conocer este deporte, de esta manera se construyó el grupo que hoy en día representa al Valle del Cauca en rugby en silla de ruedas.

Este grupo comenzó entrenando en canchas de cemento, bajo el sol y el agua donde además no contaban aún con las sillas especiales para practicar Rugby, lo cual hacía más dura esta lucha. Sin embargo, meses después lograron trasladarse al coliseo Evangelista Mora en donde se adaptaron mejor.

Al llegar al escenario deportivo, los chicos son trasladados inmediatamente a unas sillas especiales para poder poner en marcha este deporte y sus manos son protegidas por guantes envueltas en cinta transparente para que tengan más agilidad con la silla y se les coloca una banda sobre el abdomen para que en el momento de una caída no se salgan de la silla. Una vez en la cancha, la cual es de baloncesto, comienzan a calentar, van de un lado a otro haciendo rebotar el balón en medio de varios conos que son puestos como obstáculos para generar un mayor nivel de dificultad.

En Cali no existía rugby en silla de ruedas, sólo se practicaba en Bogotá y en Antioquia, así que en el 2013 Steven Ospitia, presentó la idea en su tesis de la universidad, idea que fue aprobada tres años después en el comité paralímpico.

“La discapacidad siempre ha sido invisible porque las personas los ignoran o los miran con pesar, falta mucha conciencia social frente a este tema. Son personas que pueden lograr lo que se proponen, los más comprometidos son los cuadripléjicos y aquí están jugando y dándose golpes”. Fueron las palabras que con gran orgullo y emotividad pronunció Steven.

Fabio Ballesteros es uno de los jugadores que inició con el quipo hace más de un año, después de ser víctima de la violencia y quedar en silla de ruedas las ganas de salir adelante fue la gran motivación para practicar este deporte que lo ha llevado a soñar con ser parte de la selección Colombia y dejar al Valle en alto.

La mayoría de los chicos vienen de las laderas de la ciudad, muchos hacen largos recorridos para lograr llegar al coliseo, el esfuerzo es realmente grande, tanto así que algunos llegaron a caer en depresión y dejaron el equipo por un tiempo, pero las distancias, las limitadas ayudas y las demás dificultades que puedan existir no han sido más grandes que el anhelo de superarse a sí mismos.

Se le llama rugby por el impacto recurrente, pero en este caso particular, deben estar comprometidos los 4 miembros del cuerpo para poder jugarlo (las dos piernas y los dos brazos). El rugby en silla de ruedas incorpora elementos del baloncesto, el voleibol y del hockey. Los partidos se disputan en cuatro tiempos de ocho minutos mientras los jugadores pueden trasladar la pelota en sus manos, entre sus piernas o pasarlo a un compañero.

“En el pueblo no hay desbaratados”, dice Leider Flores integrante del equipo desde hace año y medio, cuenta que en su pueblo Caldono, Cauca, él es el único discapacitado, pero que a pesar de ello, ha sido de gran orgullo para las personas de su región cada vez que lo ven participar por el Valle en las competencia de rugby. Siempre les deja un mensaje a sus amigos y es que practiquen deporte porque ayuda a pensar diferente, por ahora se prepara para el próximo campeonato donde espera superar el resultado anterior.

Sin embargo, no todo es color rosa, las ganas de continuar mejorando existen, al igual que el gran apoyo por parte del entrenador Steven, pero las ayudas económicas que han recibido han sido muy pocas, únicamente les han brindado el espacio para entrenar, lo demás lo han tenido que buscar por sus propios medios y ello ha dificultado su situación.

En 1977 un grupo de personas con tetraplejia en la ciudad de Winnipeg, en Canadá, crearon el Rugby en Silla de Ruedas, que al principio se llamaba Murderball. El primer torneo internacional tuvo lugar en 1982, con equipos de Canadá y de EE.UU. Ocho años después fue presentado como deporte de exhibición en los Juegos Mundiales en Silla de Ruedas en 1996 ingresó a los Juegos Paralímpicos. Fuente: Comité Paralímpico.

“Hemos tenido apoyo monetario muy limitado. Gestionamos donaciones externas para poder ir a las competencias y viajar en avión, costear además el hospedaje y la alimentación, por otra parte, las sillas especiales con las que contamos son prestadas por la fundación Arcángeles”, explica Steven desconcertado.

A pesar de lo difícil que ha sido este proceso, cada uno lleva una gran sonrisa en su rostro, durante el entreno se suelta una que otra broma y cargan una gran energía que es liberada durante este juego que les apasiona tanto y que logran verlo además como una salida a sus problemas. “A través del rugby descargo todo el estrés que pueda tener y eso aleja a muchos de mis compañeros y a mí de problemas como drogas, ya que muchos vivimos en zonas donde eso se ve mucho” dice Fabio Ballesteros.

El 6,4% de los caleños tienen algún tipo de discapacidad según la Secretaría de Bienestar social de Cali. De acuerdo con el informe, las limitaciones en  el movimiento de manos, brazos y piernas son la principal discapacidad que presentan los caleños, con un registro del 19%.  Fuente: Periódico El País.

El rugby en silla de ruedas es un deporte que se toma a Cali y que demuestra que en nuestra ciudad sí hay alternativas y oportunidades, a nivel deportivo, para todas las personas sin importar sus limitaciones.

Por: Carolina Sterling  y Valentina Maza/  Reporteras de Sala de Periodismo

Post a Comment

14 − tres =