Follow us on Social Media
Image Alt

Tres guerreros que le apuestan a la paz

Tres guerreros que le apuestan a la paz

LA MÚSICA AL RITMO DE UN ÁNGEL

Ángel ingresó al proceso de Reintegración en el 2010, a los  19 años, luego de haberse desvinculado del conflicto armado. A la guerrilla llegó como colaborador, cuando apenas tenía 11 años, y a los 13 hacía parte de las filas. Su ingreso al grupo fue motivado por el deseo de acercarse al narcotráfico y obtener dinero, toda vez que vivía en un pueblo donde la dinámica del grupo armado tenía influencia. Luego de casi tres años en el conflicto,  logró escaparse de la guerrilla. En  el 2007 quedó bajo la protección del Icbf, donde mostró un interés marcado por la música.

del Icbf, donde mostró un interés marcado por la música. “Ya grabó su primer sencillo. Su pasión por la música y los avances que ha tenido en este campo lo motivaron a cambiar de vida”, afirma Andrea Barrero, comunicadora de la Agencia Colombiana para la Reintegración, ACR.

Actualmente, es un joven con la agenda muy ocupada porque en las mañanas estudia música y en las tardes labora de lunes a sábado alternando sus ratos libres con los ensayos y su familia.

La Agencia Colombiana para la Reintegración se encarga de diseñar, coordinar y ejecutar con entidades públicas y privadas la política estatal dirigida a la reintegración de las personas o grupos armados al margen de la ley que se han desmovilizado voluntariamente.

Andrea Barrero afirma que “30.404 personas aproximadamente son atendidas en el proceso de Reintegración desde abril de 2013 a marzo 2014, brindándoles apoyo psicológico, educación, formación para el trabajo, procesos comunitarios”.

Sin embargo, las actividades más buscadas por quienes hacen parte de este proceso son laborar en industrias, organizaciones y procesos comunitarios, mientras terminan sus estudios para crear una empresa independiente o vincularse a alguna existente que los apoye. Este proceso dura tres años o más. Unos se empeñan en lo cultural, la manufactura, la vocación profesional, el arte y otros por construir un mejor futuro y ayudar a reintegrar a compañeros que hicieron parte de grupos armados.

Cabe resaltar que Javier, Ángel y Diego, ‘Tres guerreros que le apuestan a la Paz’, por más de que son de diferentes generaciones y pertenecieron a distintos grupos armados, pudieron abandonar los fusiles para construir un futuro mejor al lado su familia. Coinciden en que tomar la iniciativa no es fácil por los riesgos que corren al empezar, pero luego le agradecen a la vida que les regala otra oportunidad para edificar un mejor porvenir.

Post a Comment

5 − 1 =